Skip to content

Hasta siempre Comandante Madiba

7 diciembre, 2013

Nos dejó Nelson Mandela con su ejemplo.
Un ejemplo inequivoco para quien haya leido su autobiografia “El largo camino hacia la libertad”. Y un ejemplo que, desde hace tiempo y sobre todo estos dias, intentarán dulcificar, descafeinar, manipular quienes representan todo contra lo que Mandela luchó en su vida.

Nelson Mandela podía haber tenido una vida tranquila y acomodada si hubiese aceptado las injusticias que lo rodeaban. Era parte de la aristocracia Xhosa, recibió una buena formación y se licenció como abogado. Habría tenido la vida resuelta de no haber tenido conciencia (política, racial y social).

Fue esta conciencia la que lo llevó a luchar contra el fascismo (el Partido Nacional afrikaner era declarado filonazi), contra el racismo, contra la intolerancia, contra el odio y contra la ignorancia.

Luchó con todas sus fuerzas, con toda su convicción, con todas sus armas y con toda su gente.

Luchó y ganó. Porque, no lo olvidemos, cuando Mandela salió de la carcel lo hizó así:

Mandela_saliendo_carcel
Con el puño en alto y la victoria en el rostro. Junto con su pueblo luchó, pagó un precio muy alto y venció. Venció contra todo pronóstico, tras décadas de opresión, difamación e intoxicación informativa por parte del poder dominante. Para el recuerdo queda la “acertada” profecia de una de las representantes de la “democracia occidental” de la época: “El CNA es una típica organización terrorista…quien piense que va a gobernar Sudáfrica vive una fantasía”. Margaret Thatcher, 1987.

El Congreso Nacional Africano (CNA) dirigido por Mandela gobernó. Madiba lo hizo lo mejor que pudo, con grandes aciertos y también errores pero a diferencia del régimen anterior lo hizo con legitimidad democrática, haciendo lo posible para evitar la quiebra del país y el derramamiento de sangre.

Y una vez en el poder no se olvidó de quienes le apoyaron en los peores momentos. No se olvidó de los pueblos (como el cubano o el palestino) que siguen luchando por su libertad, que siguen luchando contra el apartheid, contra el racismo y contra la estupidez institucionalizada.

Así que, como dice la canción que da título a esta entrada, durante todos estos años “aprendimos a quererte”.
Hasta siempre Comandante Madiba.

nelson-mandela-frase-amor-y-odio
Otras informaciones relacionadas:

Agroecologia es política

6 agosto, 2013

Pero política en el buen sentido de la palabra. No eso a lo que nos tienen acostumbrados“, se apresuró en aclarar Victor Manuel Toledo de la UNAM de México el pasado viernes en Botucatu (Estado de São Paulo), frente a las más de dos mil personas que asistíamos al Tercer Encuentro Internacional de Agroecologia (www.eia2013.org).

Selo_EIA_3La organización del evento fue excelente, contó con el apoyo de muchas personas amables  (un equipo de más de cincuenta) , un sistema de sonido e imagen bien montado, traducción simultanea, degustación gratuita en todos los intermedios de productos ecológicos (café, zumo, galletas saladas y dulces, etc) , unas instalaciones perfectas (amplias, limpias, con baños, …), etc.

El primer día el “plato principal” fue el “mano a mano” de João Pedro Stedile  y de Vandana Shiva (ambos representando a La Via Campesina).  Stedile habló de los cuatro pilares que sustentan el modelo dominante al que la agroecologia y la reforma agraria popular deben enfrentarse: el financiero (el capital internacional ávido de comprar tierras para negociar con la comida, el agua y la biomasa), el agronegocio (los modernos fazendeiros a las órdenes del modelo), las empresas multinacionales (de semillas, transgénicos y venenos varios) y los medios de comunicación burgueses (que justifican y promocionan continuamente este modelo como “el único posible”).  Frente a esto se está construyendo una alternativa popular, basada en la agroecologia, en la democratización de la propiedad de la tierra, en la relación directa campo-ciudad, en la construcción colectiva del conocimiento, en un nuevo modelo de participación política, … “E a luta está na rua” (la lucha está en la calle) afirmó Stedile. Las movilizaciones masivas que están ocurriendo en Brasil en los últimos meses están encuadradas en este cambio necesario de modelo. Se trata de la supervivencia y del bien común.

En esta línea se manifestó también Vandana Shiva recordando los miles de personas muertas en su país a manos de los venenos (y de las estrategias) de las multinacionales de la “tecnología agrícola”.  Destacó la importancia de las semillas y del papel de las mujeres como guardianas de la biodiversidad como vanguardia en esta lucha. Una lucha en la que la propia Naturaleza está empezando a tomar partido (1).transgenicos-el-roto

Este primer día participó también Ángel Calle de la Universidad de Córdoba destacando la conexión entre la agroecologia y los movimientos sociales (como el 15M del que participa) que enfrentan en Europa este atentando contra el bien común (llamado “crisis”).

El segundo día una de las ponencias destacadas fue la de Miguel Altieri de la Universidad de Berkeley que se centró en demostrar que los agrosistemas actuales (basados en el petroleo, los monocultivos y el uso de venenos y transgénicos) serán incapaces de sobrevivir a los efectos del cambio climático.  La agricultura del futuro deberá tener, según Altieri, las siguientes características: independencia del petróleo, bajo impacto ambiental, resilencia al cambio climático, ser multifuncional y estar basada en sistemas alimentarios locales. En resumen un modelo de producción basado en la agroecología es lo que puede alimentar al mundo en las próximas décadas (3).

Un tanto más apocalíptico fue, el tercer día, el arriba citado Victor Manuel Toledo colocando la fecha de 2050 como punto crítico del modelo de desarrollo actual. En esa fecha muchos son los datos que indican que habrá una brusca ruptura si no lo evitamos antes. Se habrá acabado carbón, petróleo y derivados, seremos 9 mil millones de personas en el planeta y el modelo agrícola actual no tendrá capacidad de alimentar el planeta ni de resistir los efectos del cambio climático que fomenta (4).

En resumen, un encuentro animado y cargado de información, debates y reflexiones en torno a la agroecologia, la política, la sociedad y el futuro.

Notas:

(1): Ya han aparecido plagas letales para los cultivos de soja transgénica que son resistentes al herbicida más utilizado en ellas (el tristemente famoso glifosato Roundup de Monsanto). La respuesta del modelo agresor no podía ser otra que: “más veneno”.  La Comissão Nacional de Biotecnologia (CTNBio) de Brasil “estudia” actualmente liberar el uso de un veneno “extremadamente tóxico” conocido como 2,4-D que fue uno de los químicos con el que se fabricaba el temible “agente naranja” utilizado por los EEUU en la guerra de Vietnam y que, todavía a día de hoy, está causando graves enfermedades y mutaciones genéticas.  De ser liberado, este veneno acabará con todo cultivo y árbol frutal en varios kilómetros a la redonda de cualquier plantación de soja. Más info en: http://pratoslimpos.org.br/?p=6153

En esta página del MST hay un resumen detallado de la ponencia de Vandana Shiva.

(2): Presentación de Miguel Altieri: ALTIERI_Botucatu 2013_min

(3): Que la agroecologia es un sistema más adecuado que el actual para acabar con el hambre en el mundo y para garantizar el futuro de la humanidad, ya lo afirmaba en 2010 el informe del relator especial de la ONU para el derecho a la alimentación, Sr. Olivier De Schutter.

(4): Presentación de Victor M. Toledo: TOLEDO_Botucatu 2013_min

Crisis y Cooperativas: construyendo alternativas

26 mayo, 2013

Frente a esta estafa continuada que llaman crisis nos enfrentamos al reto de transformar depresión en indignación, e indignación en acción. En construcción de alternativas.

Como dice Vicenç Navarro en su blog:  “el socialismo se construye y/o destruye cada día en el seno de las sociedades capitalistas”. No podemos esperar a que la solución caiga del cielo. Es preciso actuar aquí y ahora porque la gente lo necesita y porque no hay otra manera de avanzar.

Lo saben bien en países hermanos como Argentina que tuvo que enfrentar hace 12 años un duro golpe en su estructura económica y social. Con tasas de paro en torno al 40%, los ahorros de las clases medias retenidos en los bancos (el conocido “corralito”) y los suburbios de las grandes ciudades poblados de adolescentes sin expectativas  (¿a alguien le suena este panorama?) la gente se organizó y construyó alternativas. En una década fueron recuperadas/ocupadas/expropiadas más de 200 fábricas pasando a manos de la clase trabajadora.

Para quien no conozca la historia de la recuperación de fábricas y construcción de cooperativas en Argentina recomiendo ver el documental (de Ernesto Ardito y Virna Molina) titulado “Corazón de fábrica” en el que se cuenta la experiencia de la empresa Zanon, una potente fábrica de cerámicas con 271 obreros que la expropiaron al ser abandonada a su suerte por el propietario.  Hoy mantiene y crea empleo en su ciudad, está comprometida con la comunidad y sirve de referente a otras experiencias similares. Su nombre hoy es Fasinpat (Fábrica Sin Patrones).Mafalda cooperativa

Sobre esta misma temática otro documental interesante es La Toma con guión de Naomi Klein que da una visión más general del proceso alrededor de una historia real de un grupo de obreros de Buenos Aires.

En ambos casos se revela crucial la capacidad de resistencia y organización cooperativa, el apoyo de la comunidad y la capacidad de influir en los poderes públicos (en cuestiones de leyes, permisos, expropiaciones, etc.).  Y dentro de la capacidad de organización y resistencia está también la organización intercooperativa: en Argentina varias de las empresas recuperadas crearon la Federación Argentina de Cooperativas de Trabajadores Autogestionados (FACTA), que agrupa unas 70 cooperativas y fábricas autogestionadas. Su lema es  “Ocupar, resistir y producir” heredado del Movimiento de los Sin Tierra (MST) de Brasil.

De experiencias como estas, creo que podemos extraer varios aprendizajes:

  • Sí se puede (gestionar bien una empresa sin dueños capitalistas, sin patrones)
  • El derecho a una vida digna y el servicio a la comunidad debe estar por encima del derecho a la propiedad individual
  • Es fundamental esforzarse por recuperar el saber obrero
  • La libertad y la democracia directa también se construyen en el ámbito laboral

Termino citando una parte de la Declaración de la Cumbre de los Pueblos que se reunió el pasado mes de enero en Santiago de Chile:

Los derechos y bienes naturales arrebatados a nuestro pueblo deben ser recuperados, por medio de la nacionalización, la comunitarización de los bienes y servicios y los medios de producción y el reconocimiento constitucional de la naturaleza como sujeto de derecho. Esto implica pasar de ser resistencia y movimientos reivindicativos a una alternativa que contenga una propuesta política-social integral de país.

10 Razones para crear Cooperativas

Más información sobre el tema en:

Mis cambios, nuestros cambios

26 diciembre, 2012

Hace dos semanas nació nuestro hijo Nel y durante el feliz acontecimiento (y sus correspondientes jornadas hospitalarias) me dio por pensar en cómo nos enfrentamos al cambio. No hace falta pensar mucho para descubrir que a las personas nos cuesta cambiar. No nos gusta, tenemos poco ejercitada esa cualidad que es, sin embargo, tan necesaria (y cada vez más, podríamos decir, … ¡con la que está cayendo!).

No es que no podamos cambiar (tenemos ejemplos espectaculares de cambio en muchas personas). No es que, muchas veces, sea difícil cambiar (hay personas que hacen de eso un estilo de vida) sino que, por lo general, nos incomoda, tendemos a no hacerlo. Preferimos mantenernos en nuestra “zona de confort“. Nos resistimos tanto al cambio que podemos llegar a mantenernos en situaciones totalmente perjudiciales. En más de una ocasión, desplegamos ese conservadurismo tan bien resumido en el absurdo y contraproducente “más vale malo conocido que bueno por conocer“. No solo nos mantenemos en esas situaciones sino que incluso las justificamos, las racionalizamos como mecanismo básico de defensa.

miedo_al_cambioRealmente la entrada en este mundo es un gran cambio, uno de los mayores cambios de  nuestra vida. Al poder estar presente en el nacimiento de mi hijo, me quedaron claras varias cosas. Al nacer cambiamos en un periodo muy corto de tiempo: de medio (pasamos de vivir en un medio líquido a uno gaseoso), cambiamos de temperatura (pasamos de vivir a 36-37ºC a los 20-24 ºC), cambiamos de forma de respirar y de forma de alimentarnos (de hacerlo a través del cordón umbilical a directamente con nuestros órganos), cambiamos de tipo de alimento (pasamos a la leche), pasamos de oír sonidos amortiguados a grandes ruidos y estrenamos los sentidos de la vista y del olfato. Además, por si esto fuera poco, nos enfrentamos a los mayores “ogros” de nuestra vida: pasamos a saber lo que son el hambre y el miedo (1).

En este proceso iniciático las personas demostramos nuestra gran capacidad para el cambio. Con el paso de los años nos vamos acomodando y perdiendo soltura. De hecho, un día baja la temperatura diez grados (de 20 a 10, por ejemplo) y hay que oír cómo nos quejamos. Así que de cambiar de sistema digestivo ni hablamos🙂.

Claro, un gran problema viene cuando el cambio llega sin avisar y se impone. Cuando no lo elegimos, no lo queremos y no estamos preparados/as. Ahí es cuando sentimos realmente nuestra discapacidad para adaptarnos al cambio. Es por esto, que creo debemos ir haciendo cambios (progresivos y/o radicales) en nuestra vida para adaptarnos a situaciones que están por venir como el necesario decrecimiento. Tenemos que aprender a vivir con menos y cuanto antes lo hagamos mejor porque lo que está claro es que el planeta, la madre tierra, no aguanta más. Para un nivel de consumo como el existente en España (aún con crisis) serían necesarios tres planetas como el que tenemos. Como dijo Ghandi: La Tierra da recursos para las necesidades de todos, pero jamás dará suficiente para colmar la avaricia de unos pocos.

No estoy diciendo que haya que cambiar por cambiar. Tenemos que cambiar para sobrevivir como especie. Tenemos que cambiar para mejorar como personas, para crecer, para ayudar a otras personas y para mejorar el mundo. Lo decía también Mahatma Ghandi: “Se tú el cambio que quieres ver en el mundo“. Si no soy capaz de cambiar mis creencias limitantes, mis actitudes, lo que no me gusta de mi, lo que creo que no debería hacer, ¿cómo le vamos a pedir a otras personas que lo hagan?, ¿cómo esperamos que lo haga “la humanidad”?. Los grandes cambios de la humanidad empiezan por nuestros pequeños cambios personales. ¿Qué es lo que puedo cambiar hoy?.

Y ya que estamos en estas fechas de cambio de año (e incluso de cambio de era para algunas culturas, como la maya), aprovecho para felicitaros el 2013 por boca de nuestra genial Mafalda. Feliz cambio nuevo😉.

felicitacion_Mafalda

Más información:

(1) Cito aquí un texto que nos envió nuestra amiga Leire Mendizabal, junto con sus felicitaciones, que ilustra muy bien esos duros momentos del nacimiento y nuestro desafío como madres y padres ;-)… eskerrik asko Leire:

Las semanas que siguen al parto

son como una travesía por el desierto,

un desierto poblado por monstruos.

Todas esas sensaciones nuevas

 se unen y asaltan al aterrado bebé en su interior.

Tras dejar el calor del seno materno,

tras el fiero abrazo del parto,

va a la cuna y  su soledad.

Una tumba, silencio glacial y quietud.

Y de la nada se abalanza sobre él una bestia:

 el hambre, le corroe las entrañas con crueldad

 y se desvanece en la oscuridad.

El bebé grita, claro

aunque realmente no de dolor,

sino de miedo y de incomprensión.

Y el ogro es terriblemente feo,

y está sediento,

y parece enorme ahora que el exterior es todo silencio y vacío.

Cuando estos pequeños se despierten y lloren,

debemos alimentarlos por dentro y por fuera.

Se sienten tan solos,

su piel está muy sedienta

 y desea saber que el mundo exterior sigue vivo y cálido,

que late y es bello.

Debemos hablar a la espalda de estos pobres bebés,

a su piel, que tiene tanta hambre y sed como su estómago.

Leche, por supuesto,

 más leche y tacto y calor y abrazos.

En los países en los que las gentes siguen en contacto con la vida,

las mujeres saben.

Han aprendido de sus madres

 y enseñarán a sus hijas este sencillo arte de dar amor

 y alimento a través de las manos;

Este arte sencillo, tan simple como antiguo,

que ayuda a los bebés a aceptar que han nacido.

Y los hace sonreír y florecer a la plenitud de la vida,

por dentro y por fuera.

Gracias, abuelo Quine

26 noviembre, 2012

Mi abuelo fue maestro. Trabajó de maestro en un pequeño pueblo asturiano llamado Quintana pero, sobre todo, fue maestro. Era su vocación. Pudo ejercer sólo durante unos pocos años de su juventud. Eran malos tiempos para enseñar a pensar. Lo dejó para poder estar cerca de mi abuela Esterita.

En realidad toda su vida siguió siendo maestro. Por lo menos a mi me enseñó muchas cosas que me gustaría agradecerle.

Gracias, abuelo Quine, por enseñarme la importancia de mantenerse fiel a una vocación aún cuando las circunstancias son totalmente desfavorables.

Gracias por todas aquellas veces que me llevaste de pequeño al muelle a ver los barcos de pesca. Por subirme en ellos aunque no estuviese permitido. Por enseñarme a acompañar y a enfrentar las convenciones sociales para alegrar a un niño.

Gracias por aquellas libretas de ahorro de la paga semanal que tan bien administrabas. Por enseñarme a ahorrar y por demostrarme que se puede ser justo, buen profesional y respetuoso con las personas en cualquier profesión, incluida la banca. Depende sólo de tu actitud personal.

Gracias por los barcos de vela de corcho que me construías y que botábamos en la ría y en el muelle. Y por todas aquellas veces que jugamos con vuestros vetustos juegos reunidos. Gracias por jugar conmigo, por enseñarme a jugar, por transmitirme el gusto por los barcos, el viento y la mar.

Gracias por las veces que me llevaste a la playa. Recuerdo aquella ocasión en la que yo no me quería ponerme una gorra, avergonzado por las apariencias. Y tú me dijiste: “qué más te da lo que piensen otras personas. También podrían decir de mi ¿dónde va ese viejo con ese sombrero y un niño?”. Gracias por enseñarme, con tu propio ejemplo, que lo que importa no es lo que la gente piensa, sino lo que cada uno es y piensa de si mismo.

Gracias por aquellas veces en las que, de niño, me quedaba a dormir en vuestra casa y me leías historias como la de la retirada de las tropas de Napoleón de Rusia. Y por todas las veces que tú y la abuela nos contabais cómo era la vida antes, sobre los colchones de lana, la cocina de carbón, la compra de sardinas por paladas, la jira en El Cubo, la plaza del mercado, la tienda… Por haber guardado tantas fotos vuestras, y de la familia, y por explicárnoslas con tanto gusto y lujo de detalles. Gracias por enseñarme a disfrutar y a aprender de la historia de los libros y de la historia popular.

Gracias por llevar a la práctica tu idea de adjudicar vuestra herencia por anticipado para evitar problemas entre vuestras hijas e hijos. Gracias por enseñarme que una buena idea no es nada si no la pones en práctica y por mostrarme, de nuevo con tu ejemplo, lo que es la generosidad y el desapego.

Gracias por regalarme, hace años, tu reloj. Sólo lo uso en ocasiones especiales y no porque necesite saber la hora. Gracias por recordarme que el valor de los objetos no está en lo que son, sino en lo que representan, en su valor emocional.

Gracias por haber acogido a mi compañera Ana y a su madre Rosa en cada visita. Por lo bien que las hacéis sentir. Por haber aceptado sin críticas, y con buen humor, las diferentes relaciones de vuestras nietas y nietos. Gracias por enseñarme lo que significa la aceptación y la hospitalidad.

Gracias por haberte cuidado todos estos años, comiendo sin sal y tomando varias pastillas al día. Por regalarnos, con ello, treinta años de tu compañía. Para mi ha sido un ejemplo de sacrificio personal, paciencia y constancia.

Gracias por tu relación de toda una vida con mi abuela Esterita. Por quererla tanto, por cuidarla y por cuidaros durante más de setenta años. Por llevar toda una vida juntos y por compartirla con nosotros. Gracias por expresar vuestro amor delante nuestro. Gracias por enseñarme el valor del compromiso, de la fidelidad y la importancia de expresar nuestras emociones (cosa de la que estoy, estamos, muy necesitados).

Gracias, abuelo Quine por todo lo que aprendí de ti y por lo que sigo aprendiendo.

Gracias, abuelo Quine, en definitiva, por haber sido el mejor abuelo que podía haber tenido.

Mi abuelo fue maestro. Lo sigue siendo.

PD.: Hoy hace un mes que murió mi abuelo Quine a la edad de 94 años. Tenía pensado hacerle este agradecimiento en persona, en nuestro próximo encuentro, al presentarle a mi hijo Nel, su tercer bisnieto. En este caso es el destino el que me enseña que es mejor no esperar para agradecer a las personas que queremos todo lo que han hecho por nosotros. A mi abuelo no se lo pude decir en persona, se lo dejo aquí, en la nube, lo más cerca del cielo a lo que un ateo puede acceder.

Sobran los motivos

10 octubre, 2012

Iba a llamar a esta entrada “En que pienso los días que me pregunto: pero … ¿qué hago aquí?” pero al final se impuso la opción del “pensamiento positivo”😉.  Recojo a continuación una lista (abierta, no jerárquica y en construcción) de conceptos, ideas o valores que me motivan a avanzar y a intentar ser mejor en mi trabajo y en mi vida. Posiblemente unos cuantos son compartidos por amig@s y compañer@s. Coloco al lado los que nos cuentan el genial Quino y el poder establecido. ¿Cuáles son los tuyos?.

  • Reforma agraria
  • Justicia social
  • Igualdad
  • Tierra y Libertad
  • Agroecología
  • Pan y rosas (1)
  • Poder popular
  • Solidaridad
  • Cooperativismo
  • Formación
  • Autogestión
  • Internacionalismo
  • Servicio (2)
  • Humildad
  • Humor
  • Equipo
  • Respeto
  • Amor
  • Acompañamiento
  • Compartir
  • Disfrutar (3)
  • Vivir (4)
  • Aprender
  • Transformar (5)
  • Ternura
  • Amistad
  • Superación (6)
  • Fidelidad
  • Humanidad
  • Altruismo
  • Compasión
  • Perdón
  • Aceptación
  • Conocimiento (7)
  • Disciplina
  • Reflexión
  • Paz

(1): Concepto forjado hace ya cien años en el contexto de la lucha obrera para reivindicar mejores condiciones salariales y de vida (aquí más información). Una idea similar en la cultura oriental podría ser el “arroz y flores” de Confuncio: ¿Me preguntas por qué compro arroz y flores? Compro arroz para vivir y flores para tener algo por lo que vivir.

(2) Vocación de Servicio como actitud permanente y desinteresada de ayudar a los demás. Vinculado a este concepto se habla de liderazgo con vocación de servicio siendo el principal ejemplo la figura de la madre. Los zapatistas hablan de “mandar obedeciendo”.

(3) En el sentido de “disfrutar del viaje”. No pensar que el gozo lo voy a encontrar solo en el destino (en el resultado) el cual a veces puede resultar hasta decepcionante. Si disfruto del viaje, del día a día, de las pequeñas cosas, de la vida, … eso que habré ganado (o dicho de una forma más castiza: “que me quiten lo bailao“).

(4) Conectado con lo anterior: vivir en el sentido de “carpe diem“.  Aquí se me aparece el lema de un ejercicio de coaching (mandala) que hice hace años:  “Sólo se vive una vez”.

(5) Transformarme como paso necesario para transformar. Como dijo Ghandi: se tú el cambio que quieres ver en el mundo“.

(6) Superarse, autosuperación … concepto curioso ya que nos lleva a superarnos a nosotros mismos. A ser mejor que yo mismo. Es un gran desafío, creo que mucho más satisfactorio que la competitividad que nos empuja a querer superar a otras personas.

(7) Empezando por el primero y más importante: el autoconocimiento. Ya estaba escrito en la entrada del templo de Apolo en Delfos:  γνῶθι σεαυτόν  (“conócete a tí mismo”). Quien se conoce a si mismo conoce a la humanidad ya que todas las personas tenemos la misma naturaleza.

Complicarse la vida

30 septiembre, 2012

Las personas tenemos nuestras contradicciones, buscamos la comodidad pero también nos desafiamos y nos arriesgamos a veces sin muchas garantías y muchas veces con las personas más cercanas preguntándonos: “pero …  ¿por qué te complicas la vida?“.

El otro día leí un artículo de José Antonio Marina sobre el tema (titulado precisamente “El desafío”) en el que trata esta cuestión tomando como ejemplo el alpinismo. ¿Cuál es la motivación que lleva a una persona que está tranquilamente en su casa, con su trabajo (“que ya es, … con los tiempos que corren” dirán), con su familia, su calefacción y demás comodidades a coger la mochila y jugarse la vida subiendo una montaña de tres u ocho mil metros?.

Si, ya se algunas respuestas y comentarios rápidos: “esa gente está chalada”, “¡ … a quien se le ocurre!”, “luego hay que mandar el helicóptero para sacarlos” y demás. Pero con esto no conseguiremos entender los motivos,  sus motivos, nuestros motivos,  mis motivos🙂.  Una parte de esa respuesta está prácticamente en el ADN del ser humano, en ese instinto de superación que lleva acompañando a la humanidad desde su origen. Este instinto nos ha llevado a ser capaces de lo más grande y, a veces, también de lo más terrible. Pero nos ha acompañado y nos acompañará mientras dure nuestra caminata en la Tierra. Lo que deberíamos es estar vigilantes para que este espíritu de autosuperación no se convierta en la terrible arrogancia que, en los últimos siglos, caracteriza la relación de la civilización occidental con el mundo y la Naturaleza. Nos confundimos si creemos que todo lo podemos, que todo nos pertenece, que todo se puede conquistar, comprar y vender. Como escribió Haruki Murakami “el tabique que separa la sana autoconfianza de la insana arrogancia es realmente muy fino”.

Todas las personas buscamos el bienestar y la seguridad. Eso es cierto. Pero una vez que lo tenemos más o menos resuelto surge la insatisfacción, el aburrimiento, la rutina y, en algunos casos, la depresión. Esto, obviamente, no se cura haciéndonos todos alpinistas pero su ejemplo de motivación, de esfuerzo, de valor, de compañerismo, de respeto a la naturaleza nos puede servir de inspiración en nuestra vida diaria, ante nuestras dificultades y retos.

Al tomar la decisión de participar en este proyecto de intercooperación con el MST en Brasil varias personas me preguntaron de forma más o menos directa (mi madre de forma muy directa :-)) “¿por qué te complicas la vida?”. La explicación no es fácil, no se si aquí conseguí dar alguna pista.  Hoy, más de un año después, sigo creyendo que el principal fracaso hubiese sido no intentarlo.  Lo seguiré intentando, de hecho está en camino la mejor y más maravillosa “complicación” en la que me he embarcado jamás:  la paternidad. Lo dicho: ¡¡ … a complicarse la vida!! (y, sobre todo, a disfrutarlo ;-)).

—————————————–

PD: Me he tomado la libertad de ilustrar esta entrada con una foto de mi amigo Juan Carlos Balbas gran amante de la montaña y de los faros (además de Rosa ;-)) como se puede observar en su obra: http://photo.net/photos/jotacebe

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 369 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: