Skip to content

La Madre Tierra

11 septiembre, 2011

Para poder entender al MST como movimiento es obligado informarse, reflexionar y conversar sobre la cuestión o el concepto de Tierra.

En el mundo, y a lo largo de la historia, muchas civilizaciones interiorizaron el concepto de Tierra como madre y casa, como fuente de sustento y refugio. Esta concepción de la naturaleza obliga al respeto, al cuidado, al agradecimiento e implica una relación de interdependencia entre la humanidad y la tierra que nos aloja. Este era el caso en Europa de algunos pueblos paganos anteriores al cristianismo (1), de gran parte de los pueblos indígenas americanos (2) y también de muchas filosofías, religiones o culturas asiáticas como el taoísmo, el budismo o el hinduismo.

En contraposición a estas visiones está la actualmente imperante en el mundo que ve la tierra como una fuente inagotable de recursos (capital) que hay que explotar y utilizar a toda costa. Esta se basa en el desarrollismo capitalista, en la teoría del crecimiento ilimitado y en que la Tierra aguanta “todo lo que le echen”. Esta concepción implica una relación desigual, de superioridad por parte del hombre sobre la naturaleza, de posesión y sometimiento. Se podría decir que el cristianismo avala esta concepción (3) y que el capitalismo  la lleva a su máxima expresión. Y en esta situación estamos hoy, sea bajo regímenes de democracias parlamentarias (tipo EE.UU) o de partido único (tipo China).

En este contexto nos encontramos con: calentamiento global, degradación del suelo, despoblamiento del campo, aumento de muertes y enfermedades producidas por la contaminación de aire y alimentos, deforestación, hambrunas y otros desastres “naturales” (es decir, artificiales).

Y aquí es donde surgen las señales de alarma y los movimientos que se oponen a este proceso destructivo (mal llamado progreso): en 1972 el Club de Roma avisa que la tierra no aguantará el ritmo, se producen desastres en Bhopal (India en 1984),  en Chernobil (1986), en Alaska (Exxon Valdez en 1989),  en España (Prestige en 2002); en 2011 desastre petrolero en el Golfo de México y catástrofe nuclear en Japón. En paralelo a esto, se refuerzan los movimientos ecologistas (en 1971 se funda Greenpeace), algunos partidos verdes alcanzan gobiernos (ej.: en 1998 en Alemania), dirigentes campesinos son elegidos presidentes (ej.: Evo Morales en Bolivia en 2005) y en 2011 Alemania anuncia que dejará de ser nuclear (en el plazo de diez años).

Y en 1984 en Brasil (en el estado de Paraná), una serie de movimientos sociales, sindicatos agrarios y la Comisión Pastoral de la Tierra crean el Movimiento de trabalhadores rurais Sem Terra (MST) para luchar por una distribución más justa de la tierra.

A partir de aquí, podemos hablar de la tierra, Brasil y el MST basándonos en algunos datos:

  • Según el Atlas Fundiário del Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária (Incra):
  1.  — > Brasil es uno de los países con mayor concentración de tierra (el 2% de las propiedades, los latifundios, acaparan el 51% de las tierras cultivables ; esto suponen 2,1 millones de km2 de los cuales más de la mitad son posiblemente improductivos; España tiene 0,5 millones de km2).
  2. –> Existen latifundios gigantescos: Brasil tiene la triste fama de contener el que puede ser el mayor latifundio del mundo con 45 mil km2 (en el estado de Pará – Amazonia; tiene aprox. la superficie de Aragón en manos de una persona/empresa).
  • En los latifundios sigue existiendo el trabajo esclavo (4): entre 1995 y agosto de 2009 cerca de 35 mil personas fueron liberadas como parte de la actuación de la Comissão Nacional de Erradicação do Trabalho Escravo (Conatrae). Según la Comissão Pastoral da Terra, entre 1996 y 2003, menos del 10% de los  fazendeiros implicados en trabajo esclavo en el sur-sudeste del Pará fueron denunciados por ese crimen.
  • La Constitución de Brasil de 1988 establece la posibilidad de expropiación (para fines públicos, de interés social, reforma agraria o creación de reservas ecológicas) de los latifundios considerados improductivos. La medición de esta productividad se realiza en base a dos índices que llevan más de 25 años sin ser actualizados. Para este fin (implementar la reforma agraria) se creó el INCRA (Instituto Nacional de Colonização e Reforma Agrária) que depende actualmente del Ministério do Desenvolvimento Agrário.
  • En el Parlamento brasileño existe un grupo poderoso de diputados (llamados ruralistas) que defienden los intereses de los latifundistas y del agronegocio (grandes empresas de agricultura extensiva e intensiva basada en mecanización y uso de agrotóxicos). Su principal argumento contra la reforma agraria es que, con el agronegocio, “los latifundios ya no son improductivos“. Mientras tanto bloquean en el Parlamento la actualización de los índices de productividad que permitirían al INCRA revisar la productividad real de los latifundios. La Presidenta Dilma se ha comprometido a que dicha actualización tendrá lugar durante su mandato lo que seguramente generaría un listado de nuevos latifundios “expropiables” (5).
  • En el país hay varios millones de familias sin tierra (2,5 millones según la FAO y 4 millones según el MST).
  • El 80% de los empleos en el campo y el 70% de los alimentos que consume la población brasileña vienen de la agricultura familiar, no de los latifundios (según datos del Ministério do Desenvolvimento Agrário).

Y para terminar vendrían las opiniones disfrazadas de preguntas:

¿Para que sirve una agroindustria que no da de comer a la población?; ¿quién paga la deuda ecológica de la producción basada en el uso masivo de agrotóxicos?; si todos los latifundios son productivos, ¿por qué no actualizar los índices que sirven para demostrarlo?; en la lucha entre la Madre Tierra y los fazendeiros, ¿quién crees que ganará? :- ); aún siendo productivos y legales ¿es ético que existan los latifundios habiendo millones de familias sin tierra?.

Para esta última pregunta, la respuesta de un gran conocedor del tema, el autor de Confesiones del Latifundio (6), D. Pedro Casaldáliga:

El latifundio, productivo o improductivo, es inmoral.

Pues eso, seguimos conversando ….

INFORMACIONES RELACIONADAS:

  • A ilusão de uma economia verde Artículo de Leonardo Boff sobre la “economia verde” que se nos presenta como una solución cuando no es más que otra cara de la misma moneda (dentro del mismo paradigma de “dominación de la naturaleza”).
  • Lo que engorda, mata – Artículo de Gustavo Duch en Periodismo Humano sobre el microcambio (el que empieza por cada uno/a en línea con lo que decía Gandhi: “sé tú el cambio que quieres ver el mundo”). Sobre la necesidad de limitar el consumo induvidual incluido el alimentario.

NOTAS:

  1. Solo como uno de los ejemplos está el de la diosa griega Gaia o Gea
  2. Ver el manifiesto del gran Jefe sioux Noah Seattle o el concepto de Pacha Mama de los incas, aymaras y otros pueblos sudamericanos
  3. Siguiendo el mandato bíblico: ‘poblad y explotad la tierra virgen’. Este es el mensaje imperante en las iglesias cristianas con honrosas excepciones pasadas y presentes como Francisco de Asís (“nuestra hermana la madre tierra“), Leonardo Boff, Pedro Casaldáliga o la propia Comisión Pastoral de la Tierra de Brasil.
  4. Excelente trabajo de investigación periodística sobre el trabajo esclavo en Brasil a cargo de Reporter Brasil (en portugués). Y aqui una noticia reciente sobre la liberación de 54 personas por parte de las fuerzas de seguridad en dos haciendas del estado de Rondônia. Artículo de El País sobre el tema.
  5. Detallado artículo del MST sobre el tema de los índices de productividad (también en portugués).
  6. Poema “Confesiones del latifundio”: Por donde pasé/ planté la alambrada/ planté la quema provocada/ Por donde pasé planté la muerte matada/ Por donde pasé maté la tribu callada/ la siembra sudada/ la tierra esperada… Por donde pasé/ conforme a la ley/ planté la nada.
Anuncios
4 comentarios leave one →
  1. José Lus Lafuente permalink
    16 septiembre, 2011 4:19 AM

    Saludos desde el Comité TIC que celebramos en Maier con la presencia de Eduardo Novoa

  2. Edu permalink
    21 septiembre, 2011 12:53 PM

    El gran error del ser humano. Creerse dueño de la tierra. La Madre Gaia. Pachamama o como quieras llamarla, es un ser vivo como los demás. Nos habla, pero no sabemos o no queremos escucharla (sobre todo en la sordera de la sociedad occidentalizada (civilizados que nos llamamos)).

    Sus movimientos, en forma de “desastres naturales” (concepto miedo / armagedónico) o, como prefiero verlo yo (y muchos otros), en forma de GRAN LIMPIEZA (CONCEPTO REGENERATIVO O DE RENACER (ESPERANZADOR)), van increscendo y no son casualidad.

    Simplemente, agradezcamos todo lo que nos dá e intentemos educar a los que se dejen (previa autoeducación y propia toma de conciencia) a mayores y/o pequeños en que de ella debemos tomar solo lo que necesitemos y no más. Y si podemos, retornar, replantar o reponer lo tomado.

    Saludos

    Edu (Illescano de adopción)

Trackbacks

  1. Forjando Reforma Agraria … « COOP*2

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: