Skip to content

Lio en RIO-20

3 julio, 2012

Hace unos días estuvimos en Rio de Janeiro participando en la Cupula dos Povos que pretendió ser una especie de cumbre alternativa a RIO+20 la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible para tratar “El futuro que deseamos” en cuanto a nuestra relación con la Naturaleza.

Nuestra Cupula reunía a multitud de movimientos sociales de todo el mundo bajo el lema: POR JUSTIÇA SOCIAL E AMBIENTAL, EM DEFESA DOS BENS COMUNS, CONTRA A MERCANTILIZAÇÃO DA VIDA. Lema que, entiendo, habla por si solo de lo que entendemos que se avecina:  una ofensiva de las grandes corporaciones capitalistas para privatizar los bienes comunes (agua, bosques, aire, biomasa … ) y exprimir aún más la Naturaleza (biopirateria, minas y presas gigantes, transgénicos, nanotecnología, agrotóxicos, …).

El resultado de la cumbre oficial (RIO+20) fue decepcionante (se debería recordar como Rio -20 :-)). El documento final se filtró a la prensa varios días antes de ser oficialmente discutido, votado y aprobado (haciendo gala de un estilo democrático impecable :-)). No contenía la mayor parte de los puntos social y ecológicamente importantes que figuraban en el borrador inicial y supone una vuelta de tuerca más en la explotación capitalista de las personas y de la naturaleza. Lo que se aprobó no es reflejo del “futuro que queremos” sino del futuro que quiere el 1% que controla la economía capitalista mundial. La propaganda de RIO+20 habla de esta Conferencia supone un hito importante en la creación de la “Economía Verde” que viene a ser otro de esos conceptos camaleón que significan justo lo contrario de lo que parecen (como la Revolución Verde que fue como se llamó en Brasil a la industrialización salvaje del campo iniciada durante la dictadura, o la Marcha Verde con la que la monarquía de Marruecos invadió el Sáhara Occidental …. ni Revolución, ni Marcha ni mucho menos “VERDE”). La “Economía Verde” que se presentó en la Conferencia de Naciones Unidas no es más que la Economía de siempre (la capitalista) pintada de verde. Uno de los lemas de la Cúpula dos Povos (que creo resume muy bien la idea) decía “Green Economy = Greed Economy” (Economía Verde = Economía de la Avaricia).

Los resultados de la Cupula dos Povos no fueron tampoco espectaculares, muchas organizaciones, algunas con intereses opuestos (vinculadas a la RIO+20), poco tiempo para articular acuerdos, un espacio demasiado grande (en el enorme parque del Aterro do Flamengo) y multitud de actos en la agenda (que tenía más de 25 páginas). El último día (tras una reunión nocturna de representantes de las organizaciones sociales) se consiguió aprobar una Declaración final conjunta que, por lo menos, creo que resume bastante bien el espíritu con el que la mayoría asistimos.

En los días que estuvimos en la Cúpula dos Povos, pudimos asistir a algunas charlas interesantes (algunas demasiado breves para mi gusto :-)) de personas que hoy en día son referencia en la lucha por los derechos sociales y ambientales como Paul Singer, Boaventura Sousa, Vandana Shiva, Leonardo Boff,… Y también pudimos disfrutar de un colorido (aunque lluvioso) día de movilización mundial (20 de junio) por el centro de Rio (con la que se corresponden las fotos que ilustran esta entrada). En la Cupula estuvieron también representadas muchas de las comunidades indígenas de Brasil y América y las comunidades quilombolas (descendientes de esclavos que huían de las plantaciones azucareras y cafetaleras y creaban sus propios pueblos en las partes más inaccesibles del interior del país).

Una de las sorpresas más agradables de la Cupula fue la de poder asistir al estreno mundial de la película “BELO MONTE. Anuncio de una guerra” que cuenta la historia y la lucha de los pueblos indígenas y pescadores del rio XINGÚ en pleno Amazonas contra la construcción de una macro-presa que va a asolar la región. La película dirigida por André D’Elia es la primera película brasileña financiada por el público mediante suscripción popular a través de internet (sistema conocido como crowdfunding o financiamiento colectivo) y puede ser vista en la red de forma gratuita: http://www.belomonteofilme.org/portal/.

http://www.belomonteofilme.org/

La construcción de la macro-presa de Belo Monte, la mayor obra de ingeniería actualmente en marcha en todo Brasil, está financiada con dinero público (ya que las empresas privadas abandonaron el proyecto por su dudosa rentabilidad), va a destrozar  el hábitat de la reserva natural y de las poblaciones más cercanas (desviando el rio, secando tierras indígenas e inundando 516 Km2 de selva amazónica) y se mueve por oscuros intereses económicos y políticos. A pesar de la fuerte resistencia popular liderada, entre otras personas, por el cacique Raoni del pueblo caiapó (conocido en el mundo entero por su gira mundial con Sting en 1989 en favor de la preservación de la Amazonía)  las obras están ya iniciadas, … la guerra ya comenzó.

De esta película y de la participación en la Cupula dos Povos nos quedó una sensación compartida de que somos much@s (en realidad el 99%), de que sabemos lo que quieren hacer (acumulación capitalista y explotación de la naturaleza sin límites), de que no lo aceptamos, de que vamos a seguir enfrentando ese proceso y de que estamos trabajando por otro modelo más justo de mundo y de sociedad.

Más información:

Anuncios

Dando Eco a la Vida

3 junio, 2012

Ya escribí en algún artículo anterior que Brasil tiene el dudoso honor de ser el primer consumidor de agrotóxicos del mundo. En esta misma línea, la Presidenta Dilma acaba de sancionar (con un veto parcial totalmente insuficiente) el nuevo Código Forestal que entre otras cosas amnistía a los que han cometido graves crímenes ambientales en los últimos años y relaja enormemente la protección de la Amazonía dejando a merced de fazendeiros e industriales sin escrúpulos el jugoso pastel de los recursos naturales brasileños.

Pero frente a esta ofensiva del agronegocio hay gente que se organiza, que crea realidades diferentes y que desarrolla prácticas de producción de alimentos respetuosas con la Madre Tierra. Esta semana tuvimos la suerte de poder asistir al 8º Encuentro Ampliado de la Red ECOVIDA que se realiza cada dos años. En esta ocasión tenía lugar en Florianópolis la capital del estado de Santa Catarina el cual, junto con Paraná y Rio Grande do Sul, conformam lo que se conoce en Brasil como la región SUR.

ECOVIDA es una experiencia que nació y, hasta hoy, se desarrolla en estos tres estados. Se trata de una red de la que forman parte miles de personas que  apoyan la agroecología bien porque forman parte de familias que producen todo tipo de alimentos, bien porque trabajan en alguna agroindustria que los manufactura o comercializa, alguna ONG que colabora o bien porque forma parte de una cooperativa de consumo.

El caso de ECOVIDA es realmente único en el mundo por varias razones:

  • Por su funcionamiento totalmente descentralizado y distribuido. No hay una estructura permanente de personas liberadas para gestionar las actividades de la red. En los encuentros se elije una coordinación (formada por una docena de personas voluntarias) que lleva a cabo labores de información, intercambio de experiencias, etc.
  • Porque ha conseguido el reconocimiento oficial de la autoridades brasileñas para tener la capacidad legal de certificar productos orgánicos mediante un sistema de certificación participativa (lo que se conoce como Sistemas Participativos de Garantia): son las propias familias de agricultores y agricultoras las que, organizadas en grupos y núcleos regionales, certifican sus productos mediante una organización autónoma que cuenta con su propio Comisión de Ética (que vigila el cumplimiento de los principios , Coordinación y Consejo Técnico (para apoyar en cuestiones de producción agroecológica). Esto permite que las familias de la red certifiquen sus productos sin tener que pagar a empresas auditoras externas (que es la única alternativa al no existir aquí los Consejo Reguladores de Agricultura Ecológica).

La red Ecovida es una pieza fundamental dentro de la estrategia del MST para el desarrollo de la agroecología en la región. El apoyo y promoción de la Red Ecovida en la región de Cantuquiriguaçú forma parte de los objetivos de nuestro programa de intercooperación. Es por esto, que tenemos personas dentro de nuestro equipo (como Sheila Brandão o Valdemar Arl, uno de los fundadores de la Red e histórico militante de la agroecología aquí en Brasil) que se encargan de coordinar e impulsar la red, de asesorar a las familias que quieren entrar a formar parte, de facilitar la transición a la agroecología, de desarrollar las vías de comercialización de los productos, de trabajar la comunicación, la colaboración con la Universidad, etc.

En este Encuentro teníamos además, como región, algo que celebrar. El núcleo regional se constituyó en 2009 y hasta ahora ha recorrido un proceso previo hasta ser reconocido oficialmente por la Red en este Encuentro Ampliado (que hace las veces de Asamblea General) como el nuevo Núcleo de la Red Ecovida llamado Luta Camponesa.

Cuando la red fue creada a principios del milenio estaba formada por un pequeño grupo de personas, esta semana nos encontramos con más de 900 que representan a varios miles de personas. Bajo el lema “Cultivando Sueños, dando Eco a la Vida”, compartimos tres días de charlas, degustación de productos agroecológicos, música, seminarios, talleres, etc. Dentro de dos años nos volveremos a encontrar en Paraná y es seguro que seremos muchas más ;-).

Más información en:

Falando de cooperativismo

21 mayo, 2012

La semana pasada Pedro, uno de nuestros compañeros del MST y profesor universitario, nos propuso participar en una de sus aulas en la Universidad Federal de la Frontera Sul (UFFS). La asignatura en cuestión: Economía con énfasis en desarrollo rural y cooperativismo y la idea era dedicar una mañana a hablar de la experiencia de MONDRAGON. El alumnado estaba compuesto por unas 20 personas, la mayoría jóvenes y mujeres. Por nuestra parte (“los bascos”) asistimos Fran (el compañero de Eroski que va a colaborar con el programa durante un año en apoyo a los mercados del Grupo Cooperativo de la Reforma Agraria) y yo mismo.

En la primera parte Pedro habló sobre la historia de MONDRAGON, sus orígenes, el contexto en el que surge, la posguerra, la miseria, la represión y todo lo que se construyó hasta hoy con el esfuerzo de miles de personas empezando con el coraje de un grupo más reducido  liderado por un padre de apellido tan difícil de pronunciar como la región en la que nos encontramos (Cantuquiriguaçú).

Cuando Pedro terminó pensé “demasiada información para solo una mañana”… y todavía no habíamos hablado nosotros :-). La idea era que contáramos nuestras experiencias personales como cooperativistas… se trataba solo de dar respuesta a unas pocas preguntas: ¿cómo es que fuimos a dar en esto?, ¿qué es lo que aprendimos? y … ¿cómo es que continuamos insistiendo? :-).

Fran se animó a hablar el primero utilizando una bien preparada presentación “Eroski, uma companhía diferente” :-).  Habló de la historia de Eroski, de su creación derivada de la demanda de un grupo de consumidores, del enorme desarrollo vivido en los últimos 20 años,  del papel central de la mujer,  de la creación y compra de S.A.s y S.L.s por parte de la S. Coop., del proyecto de cooperativización, etc.

Cuando me llegó mi turno una de las primeras cosas que dije (en plan provocador) fue lo poco que me sirvió en la vida laboral todo lo que me contaron en la Universidad :-).  La verdad es que no lo llevaba muy preparado, solo tenía idea de hablar de mi experiencia vital y profesional, de como llegué (de forma totalmente intencionada) a formar parte de una cooperativa de Mondragon y de por qué hoy estoy en Laranjeiras do Sul (esto último parece que les hace bastante gracia :-)). Otra cosa de la que hablé fue de crisis (desde la del 29 hasta hoy), de la otra cara de la moneda, de qué hacen las cooperativas cuando “pintan bastos”, de las medidas que muchas de nuestras cooperativas hermanas (como Fagor Electromésticos) vienen adoptando desde hace años para hacer frente a las tempestades financieras intentando que tengan el menor coste social posible.

También hablamos sobre intercooperación, de la importancia que tiene para las cooperativas  (sobre todo en tiempos de crisis) formar parte de un grupo dotado de mecanismos de solidaridad interna que permitan hacer frente a los problemas con mayores garantías. Así que explicamos cosas como los fondos de solidaridad intercooperativa, el sistema de reubicación de personas gestionado por Lagun Aro, los fondos de reserva, los complementos de ayudas al desempleo, etc.

Al finalizar la clase recuerdo que le dije a Fran dos cosas: “vaya chapa que les acabamos de dar” y “no sabemos todo lo que sabemos hasta que nos ponemos a hablar de ello”.

Y, luego pensé:  ¡menudos cooperativistas! … ni tan siquiera dijimos que estamos en el Año Internacional del Cooperativismo :-).

Misticas y Valores

27 abril, 2012

Una de las primeras cosas que nos llama la atención cuando asistimos a un evento organizado por el MST es esa cosa llamada la “mística”. Este término (que allí nos suena un poco a Teresa de Jesús y otro poco a “déjala que está un poco mística” :-)) se utiliza aquí para definir una representación que abre y/o cierra un evento comunitario (ya sea una reunión, una clase, una despedida, una fiesta,…).

El objetivo de esta representación es reforzar, recordar, escenificar una serie de hechos y valores importantes para la comunidad y para la organización. Se trata de revivir, de poner en escena esas cosas que nos motivan, que nos ponen la piel de gallina, que nos hacen llorar, sentir orgullo, que nos hermanan o que honran a quienes consiguieron (incluso a costa de sus vidas) logros de los que hoy disfrutamos.

El pasado día 17 (como contaba en la anterior entrada) se conmemoraba la masacre de Eldorado de Carajás y se celebraba la conquista de los asentamiento Ireno Alves y Marcos Freire. Ese día tuvimos ocasión de asistir a una de las mejores místicas que tengo visto en estos meses. La describo a continuación como ejemplo de su significado simbólico y del papel que juega para la comunidad.

El acto comienza con un grupo de gente reunido fuera del recinto en el que se celebra la fiesta. Ese grupo de personas portan una serie de símbolos: la bandera roja del MST, el plástico negro que sirve para hacer las tiendas de los acampamentos (aquí lo llaman lona preta), las herramientas del campo (hoces, azadas, machetes,…), los frutos de la tierra (maíz, mandioca, trigo, arroz,…), libros, etc.  El simbolismo es claro: pueblo organizado, trabajo, lucha, cultura, defensa de la tierra.

En un momento dado este grupo se pone en marcha, camina como lo hicieron en 1996 las tres mil familias acampadas en la vera de la carretera cerca de Laranjeiras do Sul. En esta ocasión solo caminan 50 m., en aquel entonces lo hicieron durante 22 Km. empezando a la una de la mañana para llegar al amanecer a su destino: el portón de entrada al latifundio.  La gente de nuestra mística simboliza esa caminata y la entrada por el portón, los gritos, el júbilo y las caras de esperanza que tenía la gente al atravesarlo. Representan el esfuerzo, la resistencia, la capacidad de sacrificio.

Mientras el grupo camina se van escuchando por los altavoces canciones del Movimiento, poemas y lecturas alusivas a estos hechos, a la Reforma Agraria, a la lucha por la tierra, … Se escucha un fragmento del discurso que Ireno Alves dos Santos (líder del MST fallecido a final de aquel mismo año) pronunció antes de iniciar la marcha y en el que anunciaba a la gente que el objetivo de aquella movilización era la fazenda Giacomet-Marodin. Con esta locución se recuerda también a una de las personas que con su trabajo, ejemplo y esfuerzo consiguió hacer realidad el sueño de miles de personas.

El grupo llega hasta el camión que aloja la megafonía y que sirve de escenario para las lecturas. En ese momento pasan al frente una serie de personas portando 21 cruces en recuerdo de las personas que luchando por el derecho a la tierra fueron asesinadas en Eldorado. Las posan a los pies del camión sobre la lona preta (que aquí simboliza también el luto). A continuación llegan un grupo de niñas y niños con unas mudas de árboles que representan la vida (frente a la muerte anterior) y que simboliza también la tierra y la intención de permanecer en ella (para ver esos árboles crecer junto con las crianças).

En el acto estaban presentes también miembros de las organizaciones cristianas de base del asentamiento que leyeron textos de apoyo a la comunidad, a la lucha por la tierra y por  la dignidad de las personas.

El acto finalizó cantando el himno del Movimento Sem Terra (1). Al finalizar se posa la gran bandera del MST junto a la lona preta, las cruces y los árboles y sobre ella se van colocando todos los demás símbolos (herramientas, libros, cosecha, tierra,…).

Como reflexión final me surgen algunas preguntas que dejo para el debate (si es que lo hay :-)):

  • ¿Cuáles son y donde están los valores y símbolos de nuestras organizaciones, de nuestras cooperativas?
  • ¿Cada cuanto los recordamos, reforzamos, celebramos,…?
  • En los tiempos que corren, ¿nos pueden ayudar a ser mejores, a sobrevivir, a reforzar nuestro compromiso con la comunidad,…?

Más información:

(1) Hino do Movimento dos Trabalhadores Rurais Sem Terra

Vem teçamos a nossa liberdade
braços fortes que rasgam o chão
sob a sombra de nossa valentia
desfraldemos a nossa rebeldia
e plantemos nesta terra como irmãos!

Estribillo:
Vem, lutemos punho erguido
Nossa Força nos leva a edificar
Nossa Pátria livre e forte
Construída pelo poder popular

Braços Erguidos ditemos nossa história
sufocando com força os opressores
hasteemos a bandeira colorida
despertemos esta pátria adormecida
o amanhã pertence a nós trabalhadores !

Estribillo

Nossa Força regatada pela chama
da esperança no triunfo que virá
forjaremos desta luta com certeza
pátria livre operária camponesa
nossa estrela enfim triunfará!

Estribillo

Letra: Ademar Bogo
Musíca: Willy C. de Oliveira

Puedes escucharlo a aquí

17 de abril: Dia de luto … e dia de luta

18 abril, 2012

El día de ayer, 17 de abril,  fue un día para celebrar y para lamentar… de fiesta y conmemoración.

Hace exactamente 16 años (el 17 de abril de 1996) 21 personas fueron asesinadas por la Policía Militar durante una movilización en demanda de tierra y Reforma Agraria en la población de Eldorado de Carajás (Estado de Pará al norte del país).  La Policía Militar alegó haber sido atacada por los Sem Terra y que se vió obligada a responder. Los posteriores informes forenses demostraron que muchas de las muertes habían sido causadas por tiros en la espalda y, en algunos casos, a bocajarro (se habló de ejecuciones por parte de la Policía). Como resultado de la masacre (y de su repercusión pública nacional e internacional), fueron condenados dos comandantes de las Policia Militar a 220 años de cárcel. Presentaron un recurso y a día de hoy se encuentran en libertad. Nadie ha sido aún condenado por los hechos. Desde entonces el 17 de abril es considerado como la Jornada Nacional de lutas por la Reforma Agraria (1). Y ayer, en recuerdo de estos hechos y de las 21 personas asesinadas, cientos de militantes del MST procedieron a cortar carreteras nacionales de todo Brasil durante 21 minutos. En estos cortes se reclamaba justicia y el fin de la impunidad para los asesinos de trabajadores rurales. Se informaba de esto a automovilistas (mediante este panfleto: JORNADA 17 abril 2012) y, en algunos casos, se repartían productos procedentes de la Reforma Agraria.

La otra cara de la moneda es que, en esas mismas fechas, aquí en esta región de Cantuquiriguaçú (concretamente en el municipio de Rio Bonito de Iguaçú) el MST había establecido el mayor acampamento sin tierra de la historia. En el lugar conocido como “El Buraco” acamparon tres mil familias (unas 15 mil personas) reclamando la expropiación del mayor latifundio del sur de Brasil conocido como fazenda Giacomet Marodin. Esta fazenda concentraba en manos de una familia la friolera de 90 mil hectáreas (900 Km2 … casi media Gipuzkoa). El día 17 de abril de 1996 miles de personas iniciaron una caminata desde su acampamento en “El Buraco” hasta el portón de la fazenda abrieron la cerca y ocuparon la fazenda. Ese instante fue inmortalizado por Sebastião Salgado en la fotografía que inicia esta entrada (2).

Dos años después (en 1998) una parte de la fazenda fue expropiada y entregada oficialmente a 1.600 familias. En los años siguientes investigaciones judiciales demostraron que una buena parte de las tierras de la fazenda habían sido robadas mediante documentos falsos de propiedad (lo que se conoce como grillagem). A inicios de los años 2000 fue expropiada otra buena parte de la fazenda y asentadas otras 1.200 familias.

Esta pelea le costó al Movimento (en enero de 1997) dos muertos a manos de los pistoleros a sueldo de la fazenda que mantenía un autentico grupo paramilitar de más de 100 hombres fuertemente armados (3). Vanderlei das Neves (16 años), José Alves dos Santos (34) y los 21 compañeros de Eldorado de Carajás pagaron con sus vidas la lucha desigual por la tierra.

Y hoy, 16 años después de aquello, los retos no son menores, son distintos. Uno de los objetivos de nuestra colaboración con el MST se centra en la mejora de las condiciones de vida de las casi 3 mil familias que hoy viven dentro del área de la antigua fazenda organizadas en los asentamentos de nombre Ireno Alves, Marcos Freire, 10 de Maio y Celso Furtado. Esta mejora de las condiciones de vida pasa por la cooperación (4), el fortalecimiento de la comunidad, la producción agroecológica y la puesta en marcha de industrias alimentarias (como el laticinio orgánico 8 de Junho que se encuentra en construcción) que nos permitan agregar valor y comercializar los productos de la Reforma Agraria que deben garantizar alimentación saludable a las familias brasileñas.

Mas información en:

(1) Artículo de João Pedro Stedile sobre este 17 de abril: Año tras año, ¿y dónde está la Justicia?

(2) En el libro TERRA del fotógrafo Sebastião Salgado se describe así aquella madrugada:

Era impressionante a coluna dos sem-terra formada por mais de 12 mil pessoas, ou seja, 3 mil famílias, em marcha na noite fria daquele início de inverno no Paraná. O exército de camponeses avançava quase completo. Escutava-se apenas o arfar regular de peitos acostumados a grandes esforços e os ruídos que tocavam o asfalto. Pelo rumo que seguia a corrente, não era díficil imaginar que o destino final fosse a fazenda Giacometi, um dos imensos latifúndios tão típicos do Brasil. Marginalmente explorados, esses latifúndios, todavia, em razão das dimensões colossais garantem aos seus proprietários rendas milionárias. Corretamente utilizados, os 83 mil hectares da fazenda Giacometi poderiam proporcionar uma vida digna aos 12 mil seres que marchavam naquele momento em sua direção.

Anda rápido um camponês: 22 quilômetros foram cobertos em menos de cinco horas. Quando chegaram lá, o dia começava a nascer. A madrugada estava envolta em espessa cerração que, pouco a pouco, foi se deslocando da terra, sob o efeito do rio Iguaçu, que corre ali bem próximo. Pois o rio de camponeses que correu no asfalto noite adentro, ao desembocar defronte da proteira da fazenda, pára e se espalha como as águas de uma barragem. As crianças e as mulheres são logo afastadas para o fundo da represa humana, enquanto os homens tomam posição bem na frente da linha imaginária para o eventual confronto com os jagunços da fazenda.

Ante a inexistência de reação por parte do pequeno exército do latifúndio, os homens da vanguarda arrebentam o cadeado e a porteiro se escancara; entram; atrás, o rio de camponeses se põe novamente em movimento; foices, enxadas e bandeiras se erguem na avalanche contida das esperanças nesses reencontro com a vida – e o grito reprimido do povo sem-terra ecoa uníssono na claridade do novo dia: “REFORMA AGRÁRIA, UMA LUTA DE TODOS!” Paraná, 1996.

(3) Relato del asesinato en la fazenda Giacomet Marodin de los dos miembros del MST a manos de los pistoleros a sueldo de la empresa (hoy Araupel).

(4) Artículo reciente sobre el asentamiento Ireno Alves en el que se cita la estrategia de Cooperativismo.

Llegó la hora

18 marzo, 2012

Llegó la hora que muchas personas esperábamos. Llegó la hora para los acampamentos del MST en las fazendas de Solidor (Espigão Alto de Iguaçú) y Manasa (Porto Barreiro).  Llegó la hora para Claudio, su familia y las otras 34 familias acampadas en la fazenda Solidor (que a partir de ahora será llamada asentamento Segunda Conquista) desde hace 9 interminables años. Llegó la hora para Jorge, su familia y las otras 120 familias que van, en breve, a formar parte del asentamiento del MST “Porto Pinheiro” y que llevan 14 larguísimos años luchando por su derecho a la tierra y viviendo en condiciones realmente duras (por la situación de inseguridad y la falta de servicios básicos como la electricidad).

Familia do acampamento do MST em Porto Barreiro (Paraná)

La semana pasada pude asistir a un acto en el que el Superintendente del INCRA del Estado de Paraná presentaba a las familias acampadas en Solidor el documento que definitivamente reconoce, después de un largo proceso judicial, que esas tierras son públicas, son federales,  son “terras da União”.  Son tierras que fueron griladas , es decir, robadas por un terrateniente mediante documentos de propiedad falsificados contando con la connivencia de notarias, jueces y políticos locales y estatales. Este gran fraude es, en palabras de Josinaldo da Silva (abogado del MST que ha impulsado el proceso),  “solo la punta del iceberg”. Después de este caso van a venir más, se van a recuperar para el dominio publico decenas de miles de hectáreas que han sido robadas durante décadas de opresión, de “coronelismo“, de dictadura militar, de falsa democracia que continuó defendiendo los privilegios de unos pocos ricos contra la mayoría (“somos el 99%“).

El caso de Solidor, aún siendo un asentamiento pequeño, es un caso paradigmático de la lucha por la tierra en esta región. Estas tierras fueron ocupadas hace más de diez años, el Incra intervino, llevó a cabo un proceso mal gestionado y asentó a más de 30 familias en la zona. Aprovechando los errores cometidos en el proceso, el fazendeiro consiguió que una juez local revocara la concesión de las tierras y decretase el desalojo de las familias. Tras el desalojo el terrateniente procedió a destruir las casas e instalaciones (agua y electricidad) de las propiedades familiares. Para el MST esta injusticia se convirtió en una cuestión de honor. Se volvieron a ocupar las tierras y en paralelo se puso en marcha el proceso judicial a nivel federal. Durante estos nueve años las familias acampadas han tenido que soportar todo tipo de acosos y provocaciones por parte del fazendeiro y de su amiga juez. Han resistido a varias amenazas e intentos de desalojo, han visto como sus cosechas eran incautadas por orden de la juez local, han sufrido campañas de intoxicación por parte de la prensa local. Resistieron a todo ello y hoy la justicia federal les da la razón. Ahora solo queda hacer pagar al fazendeiro su delito y a la juez su prevaricación.

El caso es que estas tierras están ya en manos del Incra que va a proceder en breve a la constitución del asentamiento, las tierras van a ser entregadas en usufructo a las familias campesinas que las reclaman. A partir de ese momento estas tierras van a servir para sustentar a muchas familias, van a reforzar la economía local, la soberanía y seguridad alimentarias, las cooperativas populares y el Movimiento Sem Terra.

Con este paso se cierra el ciclo de Ocupar y Resistir, ahora entraremos en el de organizarnos y Producir.  Y es aquí donde empezamos a hablar de cooperativas, de democracia económica, de autogestión, de planificación y de trabajar para ocupar nuestra cadena de suministro alimentario. La soberanía alimentaria precisa que controlemos no solo la producción sino también la industrialización y distribución de los alimentos que las personas necesitan.

Os nossos parabéns e apoio ao MST, a todas as famílias e a todas as pessoas que lutaram e lutam para fazer isto realidade !!.

Um forte abraço

De reciprocidades y fronteras

23 febrero, 2012

Pues otra vez que voy a escribir sobre fronteras, alguien va a pensar que me estoy obsesionando :-). Como declaraba en mi anterior entrada no soy partidario de fronteras y creo que tenemos que trabajar para acabar con ellas (las físicas y las mentales). Puede que sea una utopía pero no será la primera (torres más altas han caído :-)). (1)

Hace ya unos días (a raíz de todo ese tema de los visados) nos enteramos que, en breve (el próximo 2 de abril entrará en vigor), Brasil va a cambiar sus requisitos de entrada en el país para las personas con pasaporte español. A partir de esa fecha exigirá los mismos requisitos que son exigidos a su ciudadanía al llegar a España siguiendo el criterio de reciprocidad.

En estos días, el tema surgió en un par de conversaciones y no le dí muchas vueltas. Lo dejé en un “pues vale … parece lógico. La reciprocidad es algo justo“.  Aunque también pensaba para mi:  ” … al final van a pagar los de siempre“.

Me reafirmo en esta opinión y como hoy leí casualmente este artículo sobre la cuestión con el que estoy totalmente de acuerdo, voy a explayarme un poco más con lo que opino al respecto.

El trato dado a las personas brasileñas (y latinoamericanas en general) durante muchos años a su llegada a España (y más en concreto al aeropuerto de Barajas) es deleznable y merecedor de la más tajante condena. Por no hablar del trato a las personas procedentes de África (2). La ignorancia, la ingratitud y los aires de grandeza hacen que muchas personas (y países) muerdan la mano que las ayuda y besen la que las golpea (3).

Yo tengo pasaporte español, lo considero básicamente una herramienta para poder hacer cosas (como viajar) que son necesarias para mi trabajo y vocación (internacionalista). No tengo una especial identificación ideológica, emocional o patriótica con ese documento. Por lo menos no más de la que puedo tener con el avión que me trajo hasta aquí. Los dos son instrumentos necesarios para desarrollar mi labor.

Ya, pero entonces … ¿eres español?. Pues mira, si me preguntas si soy del país de Antonio Machado, de Lorca, de Severo Ochoa, de Mikel Laboa, de Castelao o de Pau Casals, … pues SI, de ahí SOY. Ahora, si me preguntas si soy del país de Torquemada, de Felipe II, de Franco, de Fernando VII, o de Milans del Bosch,… pues NO, no soy (de hecho, no se ni donde está ese país … como no sea cerca del Hades).

Si me preguntas: eres del país de la samba, de ese país que acogió a millones de personas que huían de la miseria, que gusta del carnaval, del país de Paulo Freire, de Casaldaliga, del MST,… pues SI, de ahí mismo soy. Si me quieren dar un pasaporte lo acepto con mucho gusto (de hecho, prefiero un pasaporte de ciudadano de una República que de súbdito de un Reino :-)). Ahora, si me preguntas: eres del país que se forjó con la esclavitud, del mayor consumidor de agrotóxico del mundo, del latifundio, del que acogió nazis,… pues no, no lo conozco.

¿Que quiero decir con todo esto?. Pues que (como dicen unos amigos caribeños) no tengo más patria que la humanidad. De todos los sitios en los que estuve me quedo con los valores humanos que me unen a esas personas que nos recibieron, con las que compartimos mesa y conversación. Y con las que compartimos luchas y sueños. Ese es el “país” al que realmente pertenezco.

Y entonces, ¿para qué sirven las fronteras?, ¿para que sirven todas esas medidas “de seguridad”?.  Dicen que para defendernos de la delincuencia (por eso hacen falta muros, electricidad, cámaras, guardias malencarados,..). Pero, ¡vamos a ver!. Los delincuentes de verdad, los peligrosos, los que mandan, … en realidad llegan a estos aeropuertos viajando en primera clase, con reserva en el Hilton, con 1.600 euros por día de estancia, vestidos con trajes caros (quizás regalados por algún amigo constructor) y puede que hasta con pasaporte diplomático. ¿O alguien se cree que el capo del cartel, el traficante de armas, el banquero que blanquea su dinero o el político que los ampara a todos ellos van a llegar al aeropuerto de Barajas o al de São Paulo en chándal?.

Entonces, ¿de quien “nos defienden” las fronteras?. Pues a mi me parece que  de los/as pobres (y si, también de los delincuentes-pobres, pero esos son la minoría). La mayoría de la gente que llega a las fronteras es gente que busca sobrevivir, poder tener una vida mejor, enviar dinero a sus familias aunque sea matándose a trabajar (en los trabajos que nadie quiere, por los sueldos que nadie acepta, en las condiciones que nadie local aguantaría). Este es el caso de las miles de mujeres latinoamericanas que trabajan en Europa y en EEUU en las labores del hogar, cuidando a nuestras personas mayores. Es el caso de los miles de africanos que construyen los edificios de la burbuja, que recogen las frutas y las hortalizas en invernaderos con 40ºC a la sombra. Es el caso de los inmigrantes bolivianos que cosen en Brasil bajo condiciones infrahumanas para marcas de ropa españolas (4). Este fue el caso de los millones de europeos y japoneses acogidos en Brasil durante los siglos XIX y XX.

Pues lo que decía al principio: no voy a volver a hablar de este tema. Eso si, a mi, … que no me defiendan.

Um abraço

(1) Y dice una canción del MST (Um Naco de Cháo):

São almas livres, parceiras,
campiando algo melhor,
semeando a sangue e suor
um amanhá sem fronteiras.

(2) El Comité contra la Tortura de Naciones Unidas condena a España por el trato a inmigrantes.

(3) El Estado español desprecia a quien le aprecia, y viceversa. Caso Brasil.

(4) Ver información detallada AQUI.  Finalmente Zara (Grupo Inditex) pagó 1,8 millones de dólares al Estado brasileño para cerrar el proceso. La petición inicial de la fiscalía era de 10,7 millones de dólares.

FOTO extraída del grupo “El despertar de los sueños“.

A %d blogueros les gusta esto: